Editorial


jose

LA CAÍDA DEL PADRE


¿Recuerdan ese mito científico del que hablamos para plantear el origen de la Civilización? ¿La hipótesis del naturalista inglés Charles Darwin que adoptó Sigmund Freud bajo el nombre de El Padre del Horda Primitiva? Sí, aquella que nos ilustra la primera forma de comunidad humana en la que un poderoso macho ejercía un dominio y absoluto sobre todos los miembros. Un padre asalvajado, violento, celoso y codicioso que gozaba en exclusividad de todas las mujeres, sometiendo y privando de toda relación sexual a sus propios hijos. Pero como todo tiene un límite, un buen día la fiesta se (le) acabó: la prole, cansada de tanto abuso de autoridad, se rebeló contra tamaña injusticia y descontrol dándole muerte.

Pues no, no es de la caída mortal de semejante bestia cavernícola de la que vamos a dar cuenta en esta ocasión. ¡Bendito sea el trastazo de ese padre terrorífico sin el cual hoy no estaríamos aquí! Se trata de la caída de otro padre. Un padre devaluado y desprestigiado del que todavía, afortunadamente, queda algo… medio vivo. Quienes estén familiarizados con la Teoría del Inconsciente, o sea, con el campo psicoanalítico, concretamente de orientación lacaniana, en seguida sabrán a qué/quien nos referimos: al padre simbólico o función paterna.

Función paterna que no hay que confundir con el padre real: de carne y hueso. Puesto que no siempre es el padre genitor el encargado de desarrollar su (imprescindible) cometido, ya que también puede encarnarlo la madre o inclusive el colegio, el instituto o cualquier otra institución que represente su digna función. Lo importante es que alguien o algo ejerza de “corte”, sustituyendo la ley caprichosa del imperio pulsional por la ley simbólica instaurada en la cultura tras la muerte del padre absolutista de la horda primitiva. Ley que está más allá de cualquier personaje, porque quien la represente debe ser también su más leal subordinado.

Recopilamos parte del contenido de este trabajo. Puede disponer de la versión íntegra del mismo en la edición Nº 27 de la revista.
Para su mayor comodidad suscríbase en cualquiera de sus modalidades: formato gráfico o digital, y la recibirá periódicamente en su domicilio o dispositivos electrónicos.
Adquirir ENKI Nº 27 >>

 

Otros editoriales