EL APARATO PSÍQUICO

EL APARATO PSÍQUICO

La palabra psiquismo viene del griego psyché, que significaba alma, aliento vital. Un “lugar” donde se alojan el pensamiento, las emociones y también los deseos. En la teoría freudiana, el término aparato psíquico hace mención a un sistema organizado por leyes y mecanismos específicos capaces de trasmitir y trasformar una energía determinada, diferenciándose en diferentes instancias o sistemas, mediante el cual se podrá investigar el funcionamiento del psiquismo.
La idea de aparato está vinculada a la de un modelo mediante el cual representar de una manera figurada la actividad de nuestra mente humana. Lo cual nos permite estudiar mejor sus particularidades, su organización interna y su relación con el mundo exterior. Teniendo en cuenta que el principio fundamental de su funcionamiento es el de mantener constantes sus cargas energéticas, velando por la homeostasis del sistema: su estabilidad interna.
Para entender más adecuadamente la distribución de esa energía psíquica, así como la capacidad que tiene nuestra mente para poder transformarla, Freud recurrió a la división del aparato en tres partes o instancias. En una primera descripción tópica (de topografía), en un primer desarrollo teórico de esas localidades psíquicas, consideradas metafóricamente como lugares psíquicos, se refirió a los niveles Consciente-Preconsciente-Inconsciente. Concepción que a partir de 1920 se complejizó, dado lugar a la noción ampliada actual denominada segunda tópica, cuya caracterización integra un punto de vista más dinámico: Ello-Yo-Superyó.

Donde brevemente el Ello constituiría el polo pulsional, siendo totalmente inconsciente y operando en función del principio del placer, es decir, buscando la descarga y satisfacción inmediata. El Yo, a su vez, también es en parte inconsciente, si bien “es el representante de lo que puede llamarse razón y prudencia, por oposición al ello, que contiene las pasiones”, explica Freud; es decir, que no es esa unidad armónica y autónoma sino una instancia encargada de mediar entre las exigencias superyóicas y lo pasional del ello. Finalmente, el superyó vendría a ser como la voz de nuestra conciencia, el representante de la interiorización de las prohibiciones parentales, por ser el heredero del Complejo de Edipo, siendo su función comparable a la de un juez, pero con respecto al yo.

José García Peñalver
Psicólogo Clínico. Psicoanalista.
Dir. Gabinete Psicoanalítico Palma
Tel. consulta: (34) 871 948 901
www.psicoanalisipalma.com

Recopilamos parte del contenido de este trabajo. Puede disponer de la versión íntegra del mismo en la edición Nº 28 de la revista.
Para su mayor comodidad suscríbase en cualquiera de sus modalidades: formato gráfico o digital, y la recibirá periódicamente en su domicilio o dispositivos electrónicos.
Adquirir ENKI Nº 28 >>

 

Etiquetas:

"Trackback" Enlace desde tu web.

revistaenki

ENKI es una revista producida y editada por "ENKI EDICIONES S.L.", y dirigida por el psicólogo clínico y psicoanalista José García Peñalver.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.

Suscripción

Comprar por Publicación

Compra por publicación
Especifique el Nº solicitado