Sobre la ambivalencia afectiva

“No penséis que no habéis vivido lo bastante como para no tener una historia que contar”

Un monstruo viene a verme. 2016
¿Se puede querer y no querer a la vez? ¿Querer algo o a alguien pero también no quererlo? ¡Quererlo de veras, incluso con locura! Y sin embargo… Por ejemplo, desear que una persona permanezca siempre a nuestro lado, haciéndonos compañía hasta el final de los días, y, simultánea-mente, todo lo contrario: que desparezca de nuestra vida, de la faz de la tierra, es decir, desearle la muerte…

¿Parece absurdo, verdad? Pero las apariencias a menudo solo son eso: el reflejo de una realidad a veces muy deformada. Disfrazada hasta hacerla irreconocible cuando el yo se siente amenazado por alguna verdad que le resulta insoportable. Digamos que es su estrategia favorita para mantener el control.
Entonces, la respuesta es sí. Desde el descubrimiento de la mente inconsciente, lo que antes solo era una tontería: algo irracional, en el sentido de insensato: una contradicción, deja de serlo para adquirir coherencia desde otra lógica: la paradojal. De manera que sí, que es posible experimentar sentimientos, emociones o/y pensamientos opuestos hacia alguien o algo. ¡Y hacerlo simultáneamente! Por ejemplo, amor y odio hacia la persona amada: los progenitores, los hermanos, la pareja, etc.

A modo de viñeta clínica, sírvanos de ejemplo la excelente película del director español Juan Antonio Bayona, Un monstruo viene a verme. Vemos. Connor es un chico de 12 años que tras la separación de sus padres vive con su madre, a la que trata de cuidar y sacar adelante asumiendo tareas de hombre de la casa, ya que está enferma de cáncer. También tiene que arreglárselas (solo) con el acoso escolar que sufre en el colegio por parte de sus compañeros de clase. Además en el seno de la familia ha de enfrentarse a la personalidad dura, fría y calculadora de su abuela, papel que borda extraordinariamente bien Sigourney Weaver. Y, por si fuese poco, la relación con su padre es demasiado distante. En fin, así las cosas, a esta criatura, “demasiado mayor para ser un niño, demasiado joven para ser un adulto”, no le quedará otra que “evadirse” a través de las fantasías de la dura y frustrante realidad que le ha tocado vivir. Pero, curiosa-mente, estas le servirán no solo para hacer soportable tan densa y penosa cotidianeidad, ciertamente extrema, sino para brindarle también la oportunidad de enfrentarse a sus temores, a sus miedos más profundos.

José García Peñalver
Recopilamos parte del contenido de este trabajo. Puede disponer de la versión íntegra del mismo en la edición Nº 24 de la revista.
Para su mayor comodidad suscríbase en cualquiera de sus modalidades: formato gráfico o digital, y la recibirá periódicamente en su domicilio o dispositivos electrónicos.
Adquirir ENKI Nº 25 >>

 


revistaenki

ENKI es una revista producida y editada por "ENKI EDICIONES S.L.", y dirigida por el psicólogo clínico y psicoanalista José García Peñalver.